FM de la Tierra

[Articulo]

RADIO PETU MOGELEIÑ Y FM DE LA TIERRA Inauguran dos radios mapuches en Argentina En El Maiten se inaugurará el próximo 24 de marzo la radio Petu Mogeleiñ, emprendimiento de la Organización Mapuche “11 de Octubre” . Su objetivo es llenar “el aire de libertad”, según anuncian sus impulsores. Otra emisora es FM de la Tierra, un emprendimiento de la comunidad “José Manuel Pichún” que ya anunció trabajará en conjunto con “Petu Mogeleiñ” y con FM Alas de El Bolsón. Por Adrián MOYANO I Martes 18 de Marzo de 2008

Mauro Millan, dirigente mapuche

Foto de Javier Astrada. Otras Noticias

El mapa del capitalismo en América Latina

Más de 500 personas protestan contra proyectos de Endesa Párrafos Mauro Millán, vocero de la organización mapuche, recordó que “comenzó como un sueño y con la necesidad de contar con un espacio que estuviera vinculado directamente con nuestra identidad, que fuera difusor de nuestro pensamiento, tanto filosófico como ideológico. La inminente puesta en el aire de FM de la Tierra responde a varios propósitos, según explicó Fuentes. “Una de las cosas que siempre venimos discutiendo es que nos han quitado tantas cosas, que llegó el momento de recuperarlas. Y una de las cosas que nos han quitado es el derecho a comunicarnos”. BARILOCHE I El próximo 24 de marzo pasará a la historia para el pueblo mapuche de la región, ya que se inaugurará en El Maitén (Chubut), la radio mapuche comunitaria “Petu Mogeleiñ”. Es una experiencia inédita en la zona, de la que toman parte la Organización Mapuche Tehuelche “11 de Octubre”, la FM Alas de El Bolsón y desde Italia, la Asociación Ya Basta. La intención es que esa jornada, comiencen las transmisiones de la emisora.

El proyecto comenzó a gestarse unos años atrás. Mauro Millán, vocero de la organización mapuche, recordó que “comenzó como un sueño y con la necesidad de contar con un espacio que estuviera vinculado directamente con nuestra identidad, que fuera difusor de nuestro pensamiento, tanto filosófico como ideológico. También, de alguna manera, como medio de contrarrestar el muro de censura que hay en esta parte del territorio mapuche y nos impide poder explayarnos en libertad, frente a la situación que vivimos como pueblo”.

Los preparativos son febriles. “Hay mucho trabajo con respecto a la cuestión material. Se están finiquitando los últimos detalles, recordemos que este es un emprendimiento en el que se unieron voluntades, que involucran a compañeros de esta parte de la Patagonia e inclusive, a militantes sociales de Italia que forman parte de la Asociación Ya Basta. La voluntad de todos concretó este proyecto, en el que no interviene para nada el Estado, ni el nacional ni el provincial. Tampoco están involucradas las agencias internacionales, como el Banco Mundial. Es un emprendimiento que nació y se parió desde la necesidad, transcurrieron varios años pero finalmente, se materializó la idea de contar con una radio autónoma mapuche. Todo esto implica mucho esfuerzo y trabajo, y de alguna manera, remar contra la corriente. Sin embargo, estamos demostrando que el pueblo mapuche tiene la capacidad suficiente para generar sus propias herramientas en pos de nuestro futuro como pueblo, porque esta no es una radio de la 11 de Octubre, sino del pueblo mapuche”, aseveró el vocero.

Los obstáculos no desaniman a los impulsores del emprendimiento. “Es un gran desafío que la radio pueda permanecer al aire durante todo el día, con una programación que esté nutrida de nuestro pensamiento y de nuestra ideología. Somos concientes de que hay una oferta radial en esa localidad, que es lo que prácticamente se escucha en la mayoría de las radios. Con algunas excepciones, es una oferta para pasar el tiempo. Pareciera que la gente está condenada por el monopolio de los medios, a escuchar permanentemente chatarra. Nosotros tenemos la necesidad de contrarrestar esa situación y en principio, tenemos la idea de salir al aire algunas horas”.

“Aún estamos”

Inclusive desde su denominación, la emisora mapuche procura plantar bandera. “La radio tiene como nombre una consigna que se dispara al mundo, porque estamos anunciando su concreción a todos los países: Petu Mogeleiñ, que significa aún estamos, aún vivimos, aún existimos… La idea que tenemos es que la radio se vaya afianzando poco a poco. Seguramente, no van a haber firmas que quieran auspiciar este tipo de radio. Desde ya, los Benetton no van a financiar la salida al aire de Petu Mogeleiñ, ni tampoco los bolicheros que rodean la comarca, porque de alguna manera, la radio también nace con la aspiración de ser autónoma y de no estar condicionada. Ese es el gran desafío, pero por otro lado, estamos fortalecidos por la presencia de los compañeros, por ejemplo, de la gente de FM Alas, que todo el tiempo nos están orientando en esto de tener un medio radial. Además, ya hay algunos compañeros de Italia que han llegado y bueno, suponemos que vamos trabajar inclusive con la gente de Cuesta del Ternero, que también van a salir al aire pronto, con otra radio mapuche. La idea es enlazar y trabajar de manera colectiva para que cuando se nos presenten las primeras piedras en el camino, estemos fortalecidos”.

El puntapié inicial se dará en dos semanas. “La inauguración va a ser el 24, estaremos saliendo al aire por primera vez. Así que es un momento para nosotros muy importante, más en un zona como El Maitén, donde de alguna manera está enquistado este poder que ha levantado muros de censura. Tenemos el gran desafío de que se comiencen a respirar aires de libertad. Para todos los compañeros, hermanas y hermanos mapuches, decimos que ya el 23 nos comenzaremos a reunir. El 24 en horas de la madrugada, comenzaremos con una ceremonia espiritual de nuestro pueblo y la idea es transmitir para la Comarca a través de FM Alas también. Así que invitamos a los que quieran, inclusive a los que quieran aportar desde la música y de la palabra, nos estaremos reuniendo en El Maitén. La frecuencia será 88.7 MHZ”, destacó Millán. Entonces, el éter se dejará ganar por voces nuevas, pero para propagar significados ancestrales.

Red campesina

La radio “Petu Mogeleiñ” no será la única voz mapuche que recorrerá en breve el éter de la región. Un camino similar se propone recorrer FM de la Tierra, la emisora cuya salida al aire prepara la comunidad “José Manuel Pichún”, del paraje Cuesta del Ternero. Además, ambos proyectos formarán parte de la Red de Comunicación Campesina, que también integrará FM Alas. En consecuencia, se establecerá un interesante vínculo comunicacional entre El Maitén, El Bolsón y ese rincón cordillerano.

Describió el proyecto Ricardo Fuentes, participante del emprendimiento. “En principio, a la emisora la impulsa la comunidad mapuche José Manuel Pichún, que está conformada en la zona. Contamos con la ayuda de FM Alas y de la futura Red de Comunicación Campesina”. Todavía quedan algunos días para que se inicien las transmisiones, que se instalarán en el 100.1 del dial.

La inminente puesta en el aire de la nueva radio responde a varios propósitos, según explicó Fuentes. “Una de las cosas que siempre venimos discutiendo es que nos han quitado tantas cosas, que llegó el momento de recuperarlas. Y una de las cosas que nos han quitado es el derecho a comunicarnos. A partir de ahí, empezamos a pensar en un proyecto propio para poder decir nuestras cosas, reconocernos y que nos reconozcan que tenemos la capacidad de hacerlo”. Como toda iniciativa de esta índole, la maduración fue progresiva. “La idea primaria fue de FM Alas, que quiso instalar en la zona una cabina radiofónica para que saliéramos al aire con las noticias de la zona a través de la antena de FM Alas. Con esa propuesta vino el colectivo de Alas, pero después de charlarlo bastante con la comunidad, decidimos ir un poco más allá. Dijimos: por qué no poner nuestra propia emisora y transmitir nosotros mismos… Bueno, la idea fue madurando y hoy estamos ya con la casita en un 90 por ciento armada y con todos los materiales técnicos que hacen falta. A la antena y la torre también las tenemos, en estos días las estamos montando”.

El comunicador mapuche aclaró y precisó que “todavía no tenemos fecha de salida al aire y no queremos anunciar algo para que después no se cumpla, porque esto está hecho a pulmón, como van saliendo las cosas… En cuanto al contenido, al pertenecer al pueblo mapuche queremos rescatar todo lo que se ha perdido y lo que por ahí está escondido, lo que tiene que ver con la cultura, la lengua, la cosmovisión y también, repasar lo que queda en los campos con los ancianos, la alimentación y todo lo que tenga que ver con eso. También, difundir las luchas del pueblo mapuche y de otras organizaciones que están luchando contra este sistema”.

Las generales de la ley

La situación de la comunidad “José Pascual Pichún” no es muy distinta a la de otras. “Nosotros no escapamos a las reglas generales, estamos dentro del pueblo mapuche y una de las principales luchas es la recuperación del territorio”, explicó Fuentes. “En el caso de la comunidad, fue bastante mermado el territorio con respecto a lo que era en un principio y como comunidad, no hemos hecho ninguna recuperación porque consideramos que hace falta un poco más de fuerza interna para hacerlo. Lo que sí, nos estamos defendiendo contra una usurpación que hizo un señor que compró un terreno lindero y avanzó sobre una veranada. Hicimos una denuncia por usurpación que está radicada en el juzgado, pero todavía no nos han llamado ni a declarar. Esto fue el verano pasado, pero el integrante de la comunidad y la comunidad siguen ocupando ese territorio, se voltearon los alambres y se introdujeron los animales, como siempre, y ahora el juez decidirá”.

También aportó datos sobre la denominación de la comunidad. “José Manuel Pichún fue un mapuche que llegó a la zona allá por 1880, según recuerdan los abuelos, cuando acá no había ningún poblador asentado. Vino de la zona de lago El Correntoso, en Caviahue, cerca del límite con Gulumapu (Chile). Se asentó con su familia, su esposa era María José Antileo y a partir de ahí, fueron llegando distintos familiares: Anticura, Quintupuray… También de esa zona. Se fueron asentando en distintos lugares, porque una de las costumbres del pueblo mapuche era que el primero que llegaba, ocupaba todo el campo. Después, el que venía iba pidiendo permiso y donde consideraba habitable, levantaba su rancho. Así se fue poblando el arroyo del Ternero”.

Las cosas se complicaron con el arribo de gente con idiosincrasia diferente. “Después fue llegando gente no mapuche que también se fue asentando, pero siempre el que vino después, al llegar con otra visión y querer más, ocupaba y arreglaba los papeles. Los mapuches nunca se ocuparon de arreglar los papeles porque no era algo que perteneciera a nuestro pueblo. Entonces, cuando nos vinimos a dar cuenta, tenemos lo que hoy tenemos y los que llegaron después, tienen el campo mucho más grande”. Estas y otras historias, de ayer y de hoy, ganarán el éter desde Cuesta del Ternero, más temprano que tarde por FM de la Tierra / AZ

www.azkintuwe.org

map/americas/argentina/fm_de_la_tierra.txt · Last modified: 2011/07/09 20:36 (external edit)